Sobre el poder transformador de las plantas

pacha-significado

Usualmente el espacio de este blog es dedicado a hablar sobre las propiedades benéficas y medicinales de las plantas. En entradas anteriores, hemos hablado extensamente de sus efectos físicos, energéticos y hasta mágicos.

Este mes decidí hacer algo diferente, pues quiero contarles sobre mi acercamiento al mundo de las plantas y  sobre como esta experiencia transformó mi vida. Es una historia muy personal, pero con la cual, estoy segura,  muchas personas pueden sentirse identificadas.

Crecí entre grandes ciudades, donde el contacto con la naturaleza es escaso. Acostumbrada a que las flores se encontraban en una tienda y las frutas y verduras en un supermercado. Incapaz de diferenciar un perejil de un cilantro. Insensible e ignorante a las plantas, sus propiedades, cualidades y espíritu. Desconectada de la tierra y de la naturaleza que sólo experimentaba en viajes esporádicos.

Fue solamente hasta que cumplí 29 años y tuve que preparar un proyecto antropológico académico, que se empezó a despertar en mi esta curiosidad. De la nada, algún día recordé que mi bisabuela recetaba todo tipo de menjurjes de yerbas cuando alguien tenía alguna dolencia o malestar. Sentí un gran desconcierto al ver como esa relación con el mundo natural tan presente en las generaciones pasadas, se había perdido a través del tiempo. Entonces empezó un arduo proceso de investigación, experimentación y acercamiento a la madre tierra para intentar recuperar la conexión y el conocimiento perdidos.

En ese proceso de investigación hubo muchas personas cruciales y entre ellas conocí a Andrea y Alejandra, ambas fundadoras y corazón detrás de Yerbatería y Sativa. Dos proyectos de emprendimiento basados en la relación, el conocimiento y amor por el mundo vegetal. El proceso fue maravilloso, pues entre mas exploraba las plantas y me compenetraba en su mundo, mi vida se oxigenaba y me convertía en una persona mas consciente de nuestro lugar en este planeta, de nuestro vínculo con ellas y me hacía mas sensible a la sutileza de su esencia. Reconocí a que nivel la sociedad moderna, con su noción de supremacía del hombre sobre la naturaleza y todo lo que de ahí se desprende, nos arrancó algo vital, lo cual ha resultado en la explotación desmedida de esta, y entendí que quería hacer lo que estuviera a mi alcance por tratar de despertar este vínculo en otras personas, supe también que nunca podría vivir de otra forma que buscando cada vez mas reforzar esta relación.

Desde su conexión y conocimiento Andrea y Alejandra fueron una gran compañía en este proceso y a través de quienes aprendí mucho de lo que hoy se, por lo cual no tengo mas que agradecimiento. Quizá una de las cosas mas alentadoras y bellas de conocerlas, fue saber que, al igual que yo, ellas también habían sido alguna vez  mujeres citadinas sin mayor interés por el mundo de las plantas y al entrar en contacto con estas, sus vidas se habían transformado. Esto fue alentador, pues la sabiduría de las plantas no está restringida a una tradición familiar o ancestral, pues es algo presente en todos y simplemente lo debemos re aprender.

Mi acercamiento al increíble mundo de las plantas fue y continúa siendo infinitamente extenso, y nunca podría terminar de describirlo, pues creo que es algo que solo se puede entender cuando se siente y experimenta. Para intentar transmitir algo de esto, uno de los resultados de dicho proceso, fue un cortometraje que hoy quiero compartir con ustedes. Una especie de oda a la naturaleza, a la madre tierra y a mi proceso personal, que busca, a través de un relato sencillo, acercar quien lo vea al mundo de las plantas y quizá despertar el mismo interés con que partió esta historia.


Quisiera invitar a quienes se encuentren en Medellín a conocer a Alejandra y Andrea en su Casa Abierta durante el fin de semana del 1 de julio. En este espacio no solo podrán conocer el taller de trabajo de Yerbatería y Sativa, sino que también podrán compartir con las creadoras de estos proyectos, explorar los procesos y vivir la magia de las plantas de cerca.

Por último quisiera también que nos contaran sobre sus experiencias personales con el mundo de las plantas. ¿En qué momento de sus vidas se sintieron atraídos por esto? ¿Fue algo que siempre estuvo ahí o surgió con el tiempo? ¿Consideran que desde ese entonces su vida ha cambiado de alguna forma u otra? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×