Suculentas poderosas: aloe y kalanchoe

para_que_sirve_aloe_vera

Muchas plantas ornamentales tienen también propiedades medicinales. Son, digamos, plantas doblemente poderosas: nos cautivan con su belleza, y nos curan con sus componentes.

Hoy queremos hablarte de dos plantas suculentas muy conocidas por sus propiedades medicinales: el kalanchoe y el aloe vera; tan bellas por fuera como mágicas por dentro.

Aloe vera:

También conocida como sábila o aloe de Barbados, esta suculenta ha sido usada como planta medicinal desde hace milenios. Hay registros de usos farmacéuticos del aloe en tablillas sumerias del siglo XXI a.C, e incluso se ha visto en dibujos de templos egipcios del milenio IV a.C.

Sus hojas son muy carnosas, y están llenas de un gel que tiene múltiples usos medicinales y cosméticos. Tiene propiedades antioxidantes y antibacteriales, y acelera la cicatrización de heridas y quemaduras. También es muy beneficioso para la salud oral. Un estudio demostró que un enjuague bucal realizado con aloe es tan efectivo en reducir la placa como los enjuagues comerciales (que están llenos de ingredientes sospechosos). Aplicado en la piel y el pelo, tiene propiedades nutritivas, y ayuda a mantener la piel suave y saludable.

También es beneficioso si se consume de manera interna, pues ayuda a regular el ácido estomacal y a reducir los síntomas de gastritis, además de ser útil para curar el estreñimiento.

Mejor dicho: si quieres tener una planta que se vea hermosa, y que además te sirva para todo, desde el cuidado bucal, al cuidado de la piel, a la buena digestión, no lo pienses más y consigue una planta de aloe. Nada mejor que tener acceso inmediato a esta planta mágica, y a sus componentes frescos, recién extraídos de sus hojas.

 

aloe vera

Batido nutritivo y poderoso con aloe vera:

Para consumir el aloe de manera interna, puedes extraer el gel de las hojas (pelando con cuidado, para remover cualquier parte verde), y añadirlo a tus batidos o zumos favoritos. O, si quieres ir a lo más puro, consúmelo mezclándolo sólo con agua en la licuadora. La textura puede ser un poco “difícil” al principio, pero cuando empieces a notar los beneficios del consumo de aloe verás que vale la pena 🙂

Aquí te dejamos una receta fácil, rica y súper nutritiva, con la que puedes empezar a aventurarte, para seguir experimentando con el aloe añadiéndolo a tus bebidas:

  • 2 pepinos
  • 1 limón
  • Un pedazo de jegibre
  • 2 manzanas
  • Unas cuantas hojas de espinaca
  • 1 hoja de aloe (sólo el gel)

Lava todo muy bien antes de empezar. Pela los pepinos, las manzanas y el jengibre, y ponlos en la licuadora con el gel de aloe, las hojas de espinada y el zumo de limón. Licúa, y revisa la consistencia. Si hace falta más líquido, puedes añadir un poco de agua, hasta que quede de una textura que te guste. ¡Eso es todo! Más fácil —y más poderoso— imposible.

 

Kalanchoe:

Esta planta suculenta, también conocida como “madre de miles”, tiene la capacidad de desarrollar cientos de nuevas plantas en el borde de sus hojas. Es conocida también por sus propiedades medicinales, pues ayuda en el tratamiento de reumatismos y inflamaciones cuando se aplica de manera externa. Tiene también propiedades cicatrizantes. y antiinflamatorias.

Es importante tener en cuenta que el kalanchoe solo debe usarse como aplicación externa, pues si se consume puede llegar a ser tóxica.

Kalanchoe

Como lo hemos dicho antes, hay muchas buenas razones para aprender a usar los poderes preventivos y curativos de las plantas. Con estas dos preciosas —y poderosísimas— suculentas que te presentamos hoy, esperamos que te animes a sumar nuevas habitantes verdes a tu casa, que no sólo llenen de vida tus espacios, sino que te llenen de salud a ti y a tu familia.

¿Conocías las propiedades del aloe y el kalanchoe? ¿Las has usado alguna vez? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Yerbatería, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

11 comentarios de “Suculentas poderosas: aloe y kalanchoe

  1. Viviana dice:

    Yo compré un extracto de kalanchoe aloe gel de lab. Knop ,comencé a tomarlo ayer 3 veces al.dia una cucharada cada vez , pero no se si será normal sentir mi estomago medio pesado en algunas partes o tipo calambres suaves

    • Andrea Medina dice:

      Hola! Puedes sentir calambres porque depronto está haciendo efecto y limpiando tu sistema digestivo. Sin embargo te aconsejamos que te contactes con los fabricantes del producto 🙂

  2. Paula dice:

    Hola buen día, creí que el kalanchoe podía ingerirlo y hace un mes que hago un batido de aloe, banana y kalanchoe, al menos mis piernas se han aliviado, ya que he tenido flebitis. Seguiré tomando kalanchoe? Gracias.

  3. Angela dice:

    Hola…desde hace un mes le preparo a mi hijo el preparado de aloe, miel y whisky..Puedo darle también una hoja de kalanchoe diariamente..Gracias por su atencion..

  4. Angela dice:

    Hola…desde hace un mes le preparo a mi hijo el preparado de aloe, miel y whisky.. El tiene cáncer en un riñon con metastasis en los huesos..Puedo darle también una hoja de kalanchoe diariamente..Gracias por su atencion..

  5. Angela dice:

    Mi duda es si se pueden consumir al mismo tiempo..aloe y kalanchoe. Como el va a comenzar un tratamiento de quimio con pastillas..le pregunte a la oncóloga si podia tomar el preparado de aloe..miel y whisky, y por suerte me dijo que si..Ahora me hace falta saber..si puedo agregarle la hoja de Kalanchoe…

    • Reny dice:

      Yo le oí un testimonio a una señora que le dio a su hija un preparado por cáncer de seno y ya le habían dicho que le iban a quitar los senos y sí se le puede agregar el Kalanchoe u hojarancin, no tiene contraindicaciones antes potencializa la medicina. Al final el testimonio fue positivo porque tres meses después en un examen ya no tenía quistes y no hubo necesidad de operar… Feliz día

    • Andrea Medina dice:

      Hola!
      Gracias por escribirnos. Claro que sí, aunque no debes excederte (máximo por dos meses y descansar 2 semanas). Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×