Hierbas para la eterna juventud

Hierbas_para_eterna_juventud

Vivimos en una época en la que parece que todo es posible, incluso revertir los signos del paso de los años. Si bien hay muchas cosas que vale la pena celebrar de los avances técnicos y tecnológicos de la humanidad, también es importante darle una mirada crítica a muchas de las prácticas que estamos normalizando… porque no sólo resultan dañinas para el entorno, sino también para nosotros. 

Es importante recordar que hay otras maneras de cuidarnos y de preocuparnos por nuestro bienestar y nuestra belleza (tanto la interior como la exterior), y por eso hoy queremos hablarte de algunas hierbas que pueden ser tus aliadas para mantener la buena salud y el funcionamiento de tu cuerpo, tus órganos y tu piel.

El secreto detrás de las hierbas que te presentaremos hoy está en los antioxidantes: moléculas que son capaces de prevenir o retardar la oxidación, reduciendo así la posibilidad de que se generen radicales libres, que terminan por dañar las células. Es decir, puedes aprovechar los poderes (casi mágicos) de las plantas y las hierbas para nutrirte y para controlar diversos síntomas y malestares, mientras le das a tu cuerpo herramientas adicionales para mantenerse sano y vital.

 

El Romero:

Esta planta nativa de la región mediterránea es muy usada en la cocina por su aroma, y por el buen sabor que aporta a las comidas, pero sus poderes van mucho más allá. Se usa también para reducir el dolor y la inflamación en personas con artritis, como protector gástrico para prevenir las úlceras, como tónico y estimulante para el cuero cabelludo, es cicatrizante, antiséptico, tonifica la circulación sanguínea y, en infusión, sirve para controlar la tos, es beneficioso para el hígado y para reducir los espasmos intestinales.

 

La cúrcuma:

Es una planta nativa de la India, familiar del jengibre, de la que normalmente se consume el rizoma (la parte que está debajo de la tierra). En Colombia se le conoce también como “azafrán de raíz”. Es una planta que genera mucho interés, por sus tradicionales usos medicinales, y en diversos estudios se han empezado a observar potenciales efectos en prevención de enfermedades como el cáncer, artritis y diabetes. Es importante señalar que los componentes beneficiosos de la cúrcuma no son de fácil absorción en el cuerpo humano, pero esa absorción se mejora si se consume mezclada con pimienta negra¹.

 

El tomillo:

Esta planta, de uso tan frecuente en la cocina, también tiene propiedades medicinales. Sirve como antiséptico en heridas y úlceras, funciona como antiinflamatorio, y en infusión resulta muy útil para reducir los síntomas de la tos, la bronquitis y la laringitis.

 

 

La albahaca:

Aunque es nativa de la India, su cultivo se ha difundido por el mundo y es posible (¡y deseable!) cultivarla en casa. Su uso en la cocina es muy frecuente por su buen sabor y su fragancia, pero también tiene propiedades medicinales: sirve para reducir el insomnio y la ansiedad, combate la fatiga, calma la tos, fortalece el cabello, favorece la buena digestión y activa el sistema inmunológico.

 

El comino:

Esta planta es originaria de la cuenca del Mediterráneo, y su uso también es muy difundido en la cocina de todo el mundo. Sus usos medicinales están relacionados, especialmente, con la salud gastrointestinal, pero también sirve para reducir los niveles de azúcar en la sangre, y tiene propiedades sedantes leves.

 

La moringa:

Es un árbol originario de la India, cuyo uso se ha ido popularizando recientemente en otros lugares del mundo. Sus hojas son muy nutritivas (también ricas en hierro), y se han usado incluso para combatir la malnutrición infantil en áreas áridas. Se usa mucho en medicina tradicional por sus propiedades antiinflamatorias, y se cree que también ayuda a controlar los niveles de colesterol.

 

 

El ajo:

Este habitante frecuente de la mayoría de cocinas es de origen asiático, y además de dar un delicioso sabor y aroma a las comidas, tiene muchas propiedades medicinales. Es eficaz como antibiótico, y sirve también para combatir hongos y virus. Se cree que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer, reduce la presión arterial y ayuda a mantener niveles saludables de colesterol, y ayuda a controlar el estrés.

 

El jengibre:

Originario del sudeste asiático, el jengibre (familiar de la cúrcuma y el cardamomo) también es un ingrediente frecuente en la cocina y en la medicina tradicional. Se usa para tratar afecciones gastrointestinales, para controlar las náuseas y para ayudar a manejar los síntomas de la tos y las enfermedades respiratorias. Se considera que tiene propiedades afrodisíacas, antihistamínicas y antisépticas.

 

 

El tiempo pasa, y el cuerpo y la mente cambian en el proceso. Está bien que nos cuidemos, y que queramos mantenerlos saludables y vitales tanto tiempo como sea suficiente, pero también es importante entender, aceptar, e incluso atesorar las señales que el paso del tiempo va dejando en nuestro cuerpo. La juventud es más un asunto de actitud que de aspecto físico, y por eso pensamos que vale la pena nutrirnos y cuidarnos con las cosas que la naturaleza nos brinda, en lugar de engancharnos en la búsqueda de una eterna juventud artificial, que por lo general no hace más que enmascarar los malos cuidados que le hemos dado a nuestro cuerpo a lo largo de los años.

Siempre va a ser mejor apostarle a una buena nutrición y a una buena salud, que mantendrá nuestro cuerpo vital y lleno de energía, de adentro para afuera.

¿Conocías las propiedades de estas hierbas para la eterna juventud? ¿Cuál es tu favorita?

 

 

 

*   *   *

Mariana escribe en el blog de Yerbatería, y también habla sobre sostenibilidad y vida buena en su blog Cualquier cosita es cariño, donde puedes encontrar información e inspiración para tener una vida más equilibrada contigo misma/o con el planeta, y con todos los seres que lo habitan.

Un comentario de “Hierbas para la eterna juventud

  1. Pingback: Empieza el año desintoxicándote con plantas que te facilitarán la tarea. | Yerbateria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×