Las Plantas del Amor

Si pienso en una planta que represente amor en mi vida, sin duda alguna la primera que se me ocurre es el cacao (Theobroma cacao). Recuerdo la sensación de profundo bienestar y energía que me produce y también me trae recuerdos de una vida entera de visitas a la casa de mi querida abuela donde el chocolate todas las tardes se convertía en un ritual sagrado—un momento de compartir, de conversar y de conectar. 


Resulta que el cacao, o comida de los dioses, como lo describe su nombre en latín, es una planta que activa el sistema cardiovascular. Esto hace que la sangre fluya y que el corazón bombee. Al aumentar los latidos, el calor aumenta también, llevando sangre a todos los lugares donde es necesario. No en vano, el chocolate está asociado con los días en los que se celebra el amor. Los componentes químicos del cacao nos ayudan a segregar sustancias que nos alegran y nos ponen de buen humor; podría decirse que el cacao nos ayuda a abrir el corazón.

Todo es un balance químico

Resulta que todo lo que pasa en nuestro cuerpo, desde la síntesis de los nutrientes hasta el momento en el que dormimos y nuestros estados de enamoramiento se da gracias a una serie de maravillosos y complejos procesos químicos. Evidentemente también hay otros factores que entran en juego al momento de sentirnos en amor, pero a nivel físico todo es un juego de sustancias. Por ejemplo, cuando una mujer ha tenido un bebé, su cuerpo la inunda de una hormona llamada oxitocina. También conocida como la hormona del amor, la oxitocina es crucial al momento del parto y de la lactancia. El rol de esta hormona es reforzar los lazos entre la madre y su bebé. Cuando le damos un abrazo a alguien que amamos también estamos generando oxitocina. Como la oxitocina, hay varios componentes químicos que nos ayudan a entrar en estados de mayor bienestar y nos permiten estar más abiertos a generar vínculos con los demás. La serotonina, por ejemplo, es una sustancia responsable de regular nuestros estados de ánimo y nuestro deseo sexual, entre otras funciones. Podemos aumentar la producción de estos químicos de manera natural consumiendo ciertos alimentos, tomando los suplementos adecuados, llenando nuestros espacios de aromas exquisitos, abrazando a quienes amamos o abriendo espacios que nos relajen. Por supuesto, las plantas son nuestras mejores aliadas para esto.

Las grandes aliadas 

Plantas como el jazmín, la rosa y la lavanda han sido asociadas desde siempre con el amor. Sus compuestos químicos que percibimos a través de su aroma o cuando las tomamos o entran en contacto con nuestra piel, actúan en nuestro cerebro para ayudarnos a entrar en estados de relajación y son grandes estimuladoras de placer. Gracias al olfato estamos constantemente expuestos a diferentes aromas que inducen diferentes respuestas en nosotros. La piel y el tacto juegan un rol muy importante al momento de absorber las sustancias que viajarán por todo nuestro torrente sanguíneo y por esto los masajes y aceites con compuestos naturales afrodisíacos son vitales para estimular el placer. Algunas de nuestras plantas del amor favoritas son la vainilla, el geranio, el ylang ylang, la canela y por supuesto, la rosa. Vainilla es una orquídea de fruto exótico y fragante. Su dulce olor nos ayuda a aumentar la libido y a estimular el placer. El geranio, de flores rosadas y muy delicadas, tiene un aroma envolvente, fresco y relajante. La canela es picante, profunda y muy caliente; es usada en Asia para estimular la energía sexual. Ylang ylang es sensual y embriagante—nos ayuda a aumentar la libido. Y rosa ha sido desde siempre asociada al amor. Sus exuberantes colores, su aroma envolvente y su increíble belleza nos permiten entrar en estados de mayor embriaguez y conexión. Nuestro Óleo Sicalíptico Afrodita, diseñado como un estimulante de placer, es una composición de todas estas plantas.

Los arquetipos de Venus y Marte 

En una entrada pasada estuvimos conversando sobre cómo la energía de las plantas y de los planetas está profundamente enlazada. En astrología, asociamos el planeta Venus con la belleza, el deseo y todo lo que es placentero. Venus en Roma, Afrodita en Grecia, era la divinidad a la que se le hacía culto cuando se quería invocar al amor. Es el arquetipo femenino del erotismo y la sensualidad. Los afrodisíacos hacen referencia a esta divinidad. Compuesto de geranio, ylang ylang, rosa y lavanda, entre otras, nuestro Aire de Venus—un gran favorito de Yerbatería, nos ayuda a entrar en la frecuencia del amor. Por otro lado está Marte—canal de fuerza masculina—que representa el impulso vital, el fuego y el deseo. Las plantas que tengan energía de Marte como el cardamomo, el romero y el jengibre, que se encuentran en nuestro Fuego de Marte, nos ayudarán a llamar esta energía.

En el reino vegetal, todo lo que sea bello y exuberante como las plantas de grandes flores y aromas embriagantes invocará la energía venusina y las plantas que sean calientes y picantes invocarán la fuerza marciana.

Un ritual para el amor propio (o compartido)

En un viernes—día de Venus, separa un tiempo para ti lejos de distracciones. Abre un espacio sagrado, decóralo con flores y llénalo de todas las cosas más bellas. Prende una Vela de Venus y un Sahumerio de Marte e intenciona este momento. 

Llama al placer, invoca el amor. 

Mientras te dejas envolver por los humos, prepara una Poción Floral. Podrás usarla al final del ritual para tomar o como baño de hierbas. Toma unas gotas de Elixir Agua y pídele a las plantas que lo componen que vayan a todos los lugares donde es necesario para aumentar tu sensibilidad y llenarte de las sensaciones mas exquisitas. 

Cierra los ojos. Conecta. Siente. 

Estimula tus centros energéticos con Aire de Venus—pon un poco encima de tu ombligo, en el centro de tu pecho, debajo de tus orejas y en tu cuello. Por último date un masaje corporal con nuestro suave y refrescante Óleo Corporal Hidratante

Respira. Relaja. Siente tu cuerpo. Conecta. 

¿Qué aromas identificas? ¿Cómo se sienten estas delicias en la piel? ¿Qué sabores encuentras? Tómate un tiempo para escribir lo que sentiste, para conectar con la apertura y trata de regalarte, cada vez que puedas, un ritual para volver al amor. 

Si quieres compartir las delicias del amor y tienes alguien especial a quien quieras regalarle un espacio de placer y de presencia, te recomendamos nuestro Kit Amor, con todos los componentes y la magia necesaria para invocar la mas dulce y poderosa de las fuerzas.

Recuerda que siempre que quieras volver al amor, las plantas pueden ser tus grandes aliadas. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×