El poder del elemento AGUA

tienda_online_yerbateria

“Donde no haya mas que quemar

Sé la lluvia

Quien trae todo lo bueno

De vuelta a la vida”

– Maza Dohta

Hace algunos días visité una zona rural del país que llevaba meses soportando un duro verano. Las laderas de este lugar, que usualmente se caracterizan por su verde penetrante, tenían un tono marchito, los arbustos estaban secos y la temperatura durante el día era sofocante. Una de las noches que estuve ahí cayó un aguacero de esos en que pareciera que el mundo se fuera a acabar. Yo, que desde siempre me he sentido fascinada por los aguaceros, sin hacer caso a los relámpagos que solo parecían intensificarse, salí a la lluvia. Al día siguiente, el panorama árido y amarillento se había tornado pantanoso y verde. La vida se regeneraba. Yo me sentía totalmente limpia, liberada, energizada.

Aprovechando el mes de abril; Lluvias mil, desde Yerbatería y Sativa queremos dedicar un espacio especial al agua, elemento esencial, invitándote a reflexionar respecto al uso que le das y a tu relación con ella.

 


Se estima que la vida en nuestro planeta surgió hace cerca de unos 4.5 mil millones de años cuando la mayor parte de la superficie de la Tierra estaba cubierta por agua. Los indígenas Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta, cuentan en su mito de creación: “Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro. No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas. Solo el mar estaba en todas partes. El mar era la madre. Ella era agua, era río, laguna, quebrada y mar […] Ella era Aluna. Ella era espíritu de lo que iba a venir y ella era pensamiento y memoria.”

Tanto para los Kogui, como para diferentes pueblos indígenas a través del mundo, al agua se le atribuyen características de ser vivo, de ente omnipotente, creador y sagrado. A través de la historia se referencia como símbolo de transformación y canal de trascendencia. Así lo fue, por ejemplo, para los antiguos egipcios cuya primera etapa hacia el más allá empezaba atravesando el río del inframundo o para los Mayas cuyo inframundo Xibalba, se encontraba en los ríos subterráneos de su territorio. En la creencia cristiana, un alma no está lista para trascender sin antes pasar por el ritual del bautizo, cuyo elemento primordial es el agua. En el mundo musulmán, es absolutamente obligatorio lavarse bien los pies, las manos y la cara antes de llevar a cabo cada una de las cinco oraciones del día.

Curiosamente, al igual que el planeta tierra, los seres humanos estamos compuestos de cerca de 70% de agua. El agua, pues, es la fuente de toda vida. No solo somos concebidos y nos desarrollamos en el agua del útero de nuestras madres, sino que ésta es nuestra más básica forma de sustento, ya que sin ella no podríamos sobrevivir por más de unos pocos días.

 

Pero, ¿Qué hay de sus propiedades energéticas?¿De su simbología profunda?

 

Hace unos años, el japonés Masaru Emoto, realizó una serie de experimentos reflejados en su libro Mensajes del Agua, mediante los cuales sometía muestras de agua a mensajes tanto de desprecio y rabia como de amor. A través de la fotografía microscópica de moléculas de las diferentes muestras, encontró como el agua era totalmente susceptible al poder de la intención y de la energía, pues las moléculas sometidas a los mensajes de amor tenían formas geométricas perfectas y bellas, mientras que al analizar las otras muestras pasaba todo lo contrario. Explicó que esto se debía a las diferentes frecuencias vibracionales de los respectivos mensajes que terminaban por moldear el elemento a nivel molecular.

El agua como elemento primordial está relacionada a nuestro inconsciente. A ese lugar donde habita nuestra conexión con lo divino. Se asocia al amor, a la purificación y a la consciencia psíquica. Su energía es de naturaleza yin, la cual es femenina, fértil, calma y receptiva. Y es precisamente por su cualidad pasiva y flexible que se habla del agua como un elemento recurrente en diferentes tipos de prácticas y rituales.

En el reino vegetal, cada planta es asociada a ciertos arquetipos, energías y elementos. Esto nace de la observación de su “personalidad” que se ve reflejada en su color, forma y olor; el momento del día o del año en que tienen mayor actividad. De este modo, el ají, es una planta que naturalmente se asocia al fuego. Basta con comer un poco para entender su efecto en nuestro cuerpo. De este modo, hay plantas que pertenecen al elemento agua y por eso sirven como catalizador de las propiedades del mismo. Dentro de este grupo de plantas se encuentran, por ejemplo, la hiedra, que estimula el renacimiento espiritual y la fertilidad; las rosas, que son usadas en rituales relacionados al amor y la belleza, o la camomila que ayuda a tranquilizar los estados nerviosos y las “aguas turbulentas”.

Hay muchas formas de incorporar el uso de plantas del elemento agua en tu vida. Por un lado,  puedes tomar infusiones o mezclas de hierbas pertenecientes a este elemento. Tal es el caso de nuestro ELIXIR AGUA; un compuesto herbal que promueve el amor, la unión y la receptividad y que contiene plantas como geranio, aniz estrellado y milenrama. También está el AGUA DEL CARMEN – canela, toronjil, angélica –  que fomenta los estados de relajación y tranquilidad ayudando a contener las emociones fuertes. Hacerse un baño de hierbas dulces, es también una buena manera de incorporar las propiedades del elemento en tu vida. De otra parte, puedes hacer un experimento tomando “agua activada” que consiste en poner agua en un recipiente de vidrio, preferiblemente de color azul y dejarlo al sol directo durante un tiempo. Si tienes conocimiento de cristales, puedes poner uno o varios adentro de la botella para incorporar sus beneficios. Por ejemplo, un cuarzo rosado ayuda a incentivar el amor, o un jade promueve la longevidad y la sabiduría. También, puedes escribir mensajes en la botella y permitirte experimentar con sus efectos en tu vida y en tu cuerpo. Así mismo, cuando te sientas cargado y con ganas de soltar algo que te mantiene estancado, mi recomendación es bañarse en un río o en el mar y pedirle al elemento que te libere de las energías negativas. Esto es algo que, en mi caso, siempre funciona. Recuerda que cuando se trata del agua, la intención con la que hagas el ritual es de suma importancia, pues, por su naturaleza, ella absorberá y ayudará a manifestar de manera exponencial, lo que pidas. 


En Yerbatería buscamos, como uno de nuestros objetivos principales crear consciencia respecto al mundo en en el que vivimos, a lo elemental que nos rodea y que muchas veces pasamos por alto. Permítete abrir los sentidos y el corazón a nuevas formas de entender y experimentar el mundo y comparte con nosotros como te va en el proceso.¡Esperamos tus comentarios! 

Un comentario de “El poder del elemento AGUA

  1. Pingback: El uso consciente del agua para tus plantas | Sativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×